Por Javier Máximo Juárez. Notario y miembro del Consejo Consultivo Varona

La sucesión de una persona es, desgraciadamente, ley de vida. Es irrefutable  la frase de Benjamín Franklin al afirmar que “no hay nada más cierto que la muerte y los impuestos”   y  encuentra su demostración más evidente al fallecer una persona. Pues la defunción supone además de un viaje sin retorno del difunto, un complejo y difícil camino para sus sucesores. Leer más.