VARONA ha conseguido una nueva sentencia a favor de sus clientes, en virtud de la cual, el juzgado considera que el dinero invertido en la compra de bonos estructurados contratados con la entidad BARCLAYS BANK SA, debe ser reintegrado en su totalidad, además, condena al banco al pago de los intereses, con imposición de las costas.

El Juzgado señala que los bonos estructurados son productos muy complejos con un alto riesgo, y que el banco incumplió la obligación de informar de forma adecuada y transparente provocando el engaño al cliente.